Inicio

 

Introduccion

 

Vida

Obra

Pensamiento

Escritos

Devocion

Espiritualidad

Amor_eucarístico

Opiniones

Audio

 

Virtudes_eucaristicas

 

Diálogos

 

125 Aniversario

 

Centenario

 

Enlaces

 

Contactar: jpastorteresa@gmail.com

 

 

 

 

LUÍS    DE TRELLES
 
SANTO Y APÓSTOL, TEÓLOGO Y TROVADOR DE JESÚS SACRAMENTADO

SU AMOR EUCARÍSTICO

 

                     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SU AMOR EUCARÍSTICO

 

INTRODUCCIÓN:

 

D. Luis de Trelles y Noguerol manifestó, a lo largo de su vida, un profundo amor a la Eucaristía. No en vano se le denomina  Apóstol de la Eucaristía.

 

Ese amor lo expresó de palabra, en sus escritos, y muy especialmente en la Lámpara del Santuario, publicación fundada por él y, salvo contadas colaboraciones, fue su único redactor.

 

Además de sus escritos lo avaló con su vida personal y, sobre todo, con sus fundaciones. En su vida se puede constatar los perfiles cronológicos de las fundaciones.

 

Resaltamos por su importancia:

 

-  El Culto Continuo al Santísimo Sacramento formando grupos, que llamaban coros, de 31 hombres con el compromiso personal de comulgar cada uno, solidariamente, en nombre del resto, una vez al mes.

 

- El Centro Eucarístico como órgano aglutinador de las fundaciones.

 

La Lámpara del Santuario. Revista mensual. Órgano de la Asociación del Culto Continuo del Smo. Sacramento y como reza su portada:DEDICADA ESPECIAL Y ÚNICAMENTE A PROPAGAR LA DEVOCIÓN AL  SMO. SACRAMENTO DEL ALTAR Y A PROPAGAR LA FRECUENCIA DE LA COMUNIÓN. 

 

-  La Adoración Nocturna. Grupos de Adoración al Santísimo, que velaban ante él una vez al mes.

 

-  Las Camareras de Jesús Sacramentado. En la segunda mitad del siglo XIX la mujer se movía en unos planos muy distintos de los de hoy. Entre otras cosas no podía salir sola y mucho menos trasnochar. Trelles pensó en una actividad, pudiéramos decir femenina, que las acercara al Divino Misterio. Viendo en la penuria en que se encontraban, en muchas parroquias, los manteles y vasos sagrados que habían de estar en contacto con las Sagradas Especies. Vienco, también, la torpeza de los hombres en esa tarea de mantenimiento pensó que, las señoras, podían desarrollar tal actividad, con delicadeza y eficacia. Y así fue.

 

Otra forma de expresar su amor es su relación con los turnos y adoradores.

 

Hombre sistemático, exigía se levantara acta de las vigilias de los distintos turnos, a las que daba respuesta cumplida incluso en los detalles, aparentemente, más nimios.

 

También se entrecruzaba correspondencia particular con los adoradores que le escribían; en ella puntualizaba, con extrema delicadeza, aquellos asuntos de especial interés.

 

En todos ellos expresaba el amor eucarístico que sin apenas darse cuenta portaba como bandera.

 

Su relación con la jerarquía también dejaba entreverar el amor eucarístico que aquí tratamos de pregonar. Hombre paciente, respetuoso y obediente con la Jerarquía, pero no aborregado, aconsejaba a los adoradores la obediencia al Obispo en su diócesis. El Obispo es el pastor de su diócesis y a él se le debe respeto y obediencia y entre lo que él decía y lo que dijera el obispo, había que seguir al obispo, en su diócesis.

 

De todas esas cosas se hablará aquí. Se utilizarán sus propios textos; textos que nos aproximarán al amor eucarístico de Trelles y que intentaremos nos conduzcan a nuestro amor eucarístico personal.

Continuará...

 

Esto es una página en formación. Poco a poco introduciremos los aspectos más genuinos  del amor eucarístico de D. Luis de Trelles y la honda transformación espiritual que le produjo sucumbiendo al "hechizo" de la Eucaristía.

 

Dejémonos guiar por Trelles en ese acercamiento a la Eucaristía. 

 

Si te gusta el contenido de esta página. Difúndela.

 

Si deseas alguna aclaración o información complementaria de D. Luis de Trelles. Escríbenos.

 

Contactar: jpastorteresa@gmail.com

 


VOLVER