Sección formativa

 

Etapa introductoria

 

Sus fundaciones

- Sus fundaciones

- Culto Continuo

- Lámpara del Santuario

- La huella de Trelles

  - Fundador humilde

  - Interpretacion

  - Los silencios

  - Fundador y fundacion

- El Centro Eucarístico

- La Adoración Nocturna

- Las Camareras de JS

 

Etapa inicial

 

-  El culto Continuo

- Texto de la patente

- Jaculatoria

- Reflexiones

 

. La lampara del santuario

 

- Enlaces

 

.

 

Etapa intermedia

 

Etapa complementaria

 

 

 

 

Enlaces

   

e-mail: jpastorvallve@telefonica.net

 

 

 

LUIS    DE TRELLES

SANTO Y APÓSTOL, TEÓLOGO Y TROVADOR DE JESÚS SACRAMENTADO

ETAPA INICIAL: EL CULTO CONTINUO

 

                    

 

ETAPA INICIAL:

El Culto Continuo al Santísimo Sacramento

 

Antes de comenzar la lectura de lo que sigue sugeriríamos al amable lector leyera, si no lo hubiera hecho, los apuntes introductorios contenidos en este enlace.  Como se dijo, don Luis de Trelles se adscribe a la Asociación del Culto Continuo de José Mª Zamora quien, a su muerte y "Como voluntad testamentaria encomienda la Asociación al obispo de Lugo D. José de los Ríos Lamadrid y a cuatro seglares, entre los que se hallaba Trelles, que queda como Secretario".

 

La idea que sustenta la Asociación del Culto Continuo a Jesús Sacramentado consiste en conformar grupos de 31 persona, (coros), con el compromiso de comulgar, una vez al mes, por sí, por los demás miembros del grupo y por la Iglesia.

 

¿Cuando conoce Trelles la idea de José Mª Zamora del Culto Continuo? ¿Cómo se adscribe a ella? ¿Qué aporta Trelles a la Asociación del Culto Continuo a Jesús Sacramentado? Y recíprocamente ¿Qué recibe Trelles de la Asociación del Culto Continuo a Jesús Sacramentado?

 

Según el Dr. Puy ("Luis de Trelles,  un laico testigo de la fe". CEU Ediciones, 2009. Pág. 151), "Don Luis de Trelles permaneció afiliado desde 1858 hasta 1891 y gestionándola desde 1868". Obsérvese que ese año, 1858, está inscrito en el primer tercio de su particular "Travesía del desierto" como denomina  Blanco-Ons, al período 1854-1868. (Blanco-Ons, Luis de Trelles, abogado, periodista, político, fundador de la A.N.E. 1991. Pág. 71. "Fundación Luis de Trelles").

 

La afiliación al Culto Continuo se concretaba en un documento, llamado patente, suscrito por el afiliado, cuyo modelo se transcribe a continuación: [Lámpara del Santuario Diciembre 1870. pag. 473-475]:

 

 

DE LA ASOCIACIÓN DEL CULTO CONTINUO AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

 

Las preguntas que se nos dirigen acerca de las condiciones de esta Asociación nos persuaden de que el mejor medio de hacerla conocer de nuestros lectores es insertar íntegra la patente, que copiamos a continuación.

 

ASOCIACIÓN ESPIRITUAL 

 

del Culto continuo al Santísimo Sacramento del altar, bajo el patronato y dirección perpetua del Excmo. Sr. Obispo de Lugo y de sus sucesores.

Ecce ego vobiscum sum omnibus diebut usque ad consummationem saeculi (S. Mat. 28 ult.) [He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos]

 

Como la impiedad y el indiferentismo religioso cunden desgraciadamente por nuestra sociedad de una manera espantosa, y nos amargan mayores males, porque un vértigo fatal embarga los sentidos de las criaturas, precipitándolas de abismo en abismo, arrancándolas en su marcha las creencias religiosas y las buenas costumbres; los que por la misericordia divina lamentamos estos calamitosos tiempos, debemos unirnos espiritualmente para desagraviar en lo posible la justicia divina y pedirle la gracias espiritual necesaria para librarnos del infernal contagio. Con este fin se fundó en Granada en 1854 una piadosa asociación, titulada del Culto continuo al Santísimo Sacramento, cuyos individuos se dividen en secciones de treinta y una personas, aceptando cada una la obligación de comulgar a nombre de los demás en el día del mes que le corresponda en turno, y prometiéndose recibir a su Divina Majestad con las mejores disposiciones, para, ofrecer este acto sublime en reparación de las ofensas que diariamente se cometen contra aquella Majestad augusta, y pedirle la salud espiritual de sus consocios vivos y difuntos, y los tesoros de su gracia para la Santa Iglesia.

 

Asimismo deben los asociados decir con el mayor fervor: Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar  cuando oigan alguna blasfemia, noten alguna irreverencia, o vean algún acto irreligioso.

 

Después de la sagrada Comunión y de dar gracias con las oraciones que cada cual tenga por costumbre, por un cuarto de hora lo menos, procurando en este feliz momento mover su corazón para conocer,  penetrar, agradecer y utilizar debidamente esta suprema merced en tiernos coloquios con Jesucristo, se dirá con la mayor devoción la siguiente:

 

JACULATORIA    

 

Humillado, contrito, afligido,

Dios inmenso, a tus plantas me postro;

vuelve, pues un instante tu rostro

a este triste infeliz pecador.

Yo bien se que a borrar tanta ofensa

no es bastante mi trémulo lloro;

pero acógelo, oh Dios, yo lo imploro,

que lo inspiran la fe y el dolor.

Y pues solo a la tierra viniste

a salvarnos perdiendo la vida,

y tu Cuerpo y tu Sangre en comida

nos dejaste cual prenda de amor;

a tus hijos que unidos te ofrecen

un tributo de afecto continuo,

dales siempre tu amparo divino,

t en la muerte tu reino, Señor.

 

Coro                                                Num

 

D.

en nombre de todos los hermanos comulgará los días       de cada mes durante su vida, y será muy conveniente que tenga encargado a alguna persona que continúe este acto religioso después de su muerte. Esta otra a su vez hará lo mismo, a fin de que esta tierna devoción, que cuenta ya cerca de doscientos mil asociados no se acabe nunca, en lo que no solo está interesado, el culto divino, sino las personas, pues que por una Comunión que ofrecen al mes participan de muchísimas.

 

INDULGENCIAS

de la Asociación del Culto continuo al Santísimo Sacramento

 

Nuestro Santísimo Padre Pío IX, por su breve de 23 de Mayo de 1856, concedió perpetuamente a todos los asociados las siguientes indulgencias plenarias, que también son aplicables por vía de sufragio a las almas del purgatorio.

  

Indulgencia plenaria el día en que se inscriban, confesando y comulgando, y orando por los fines de la Iglesia.

Plenaria a los mismos  en el artículo de la muerte, confesando y comulgando, si lo pudieren hacer, o al menos estando contritos, si no pudieren recibir otros sacramentos; y, en todo caso, invocando con la boca, si pudieren y si no con el corazón, el dulcísimo nombre de Jesús.

Plenaria, también, confesando, comulgando y visitando devotamente cualquier iglesia o público oratorio, desde las primeras vísperas hasta ponerse el sol el día siguiente, y rogando, después de recibir a Dios, por la concordia entre los príncipes cristianos, extirpación de las herejías y exaltación de la Santa Madre Iglesia, en las festividades siguiente, a saber: de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, Epifanía, Ascensión y Corpus Cristi, y en las de la Purísima Concepción de nuestra Señora y de su Natividad, Anunciación, Visitación, Purificación y Asunción, y en la del Santísimo Corazón de Jesús, el viernes después de la octava del Corpus.

 

Además hay concedidas a los socios, por varios Sres. Obispos de España, las indulgencias siguientes, con tal que rueguen a Dios por las necesidades de la santa Iglesia.

 

Por inscribirse en la Asociación 1440 días.- Por confesar y comulgar el día que a cada socio le toque por turno 1380 días.- Por comulgar cualquier otro días del año, 280 días.- Por cada persona que atraigan al mismo alistamiento, o por lo menos a la enmienda de su vida y frecuencia de los sacramentos, 1300 días.- Por visitar al Santísimo Sacramento expuesto en alguna iglesia, rezando una estación, 1380 días.- Por cada vez que con fervor digan; Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, o induzca a hacerlo a sus hijos, sirvientes y demás personas de su cargo con especialidad cuando oigan alguna blasfemia o noten algún acto irreligioso 1800 días.- Por todas las veces que alaben y bendigan al augusto Sacramento del Altar, y trabajen en fomentar tan santa y noble asociación, impidiendo de cualquier modo las palabras que ofenden al Santísimo Sacramento, y también a nuestra santa Religión, 520 días por cada vez.- Por rezar un Padre nuestro o Credo a Jesús Sacramentado, 480 días.-Por cualquier acto de piedad o de religión que practiquen delante del Santísimo Sacramento, 120 días.- Por visitar a Su Divina Majestad cuando está patente, rezando un credo, 80 días.- Por acompañar el Viático a los enfermos 160 días.-Por cada acto de contrición, o de fe, esperanza y caridad en memoria y adoración del Santísimo Sacramento, 120 días.- Por cada vez que los asociados pidan a Dios se digne favorecer el fomento de la Asociación en todos los puntos de España, 120 días.- Por asistir a los ejercicios de la Asociación, 160 días.- Por rezar el Trisagio en cualquier práctica de la Asociación, que tenga por objeto hacer vela al Santísimo Sacramento, 80 días.- Por cada vez y acto con que diesen culto al Santísimo Sacramento, 200 días.-  Por cada vez que recibieren los Santos Sacramentos, 120 días.- Por un rato de oración mental, 120 días.- Por alguna limosna corporal o espiritual, 120 días.- Por decir Alabada sea María Santísima, concebida en gracia sin mancha de pecado original, 80 días cada vez.- Por cada uno de los diez y seis versos de la jaculatoria  Humillado, contrito, etc., 240 días que hacen por todos ellos 3.840 días.

 

El Iltmo. Sr. D. José de los Ríos y la Madrid, Obispo de Lugo, concedió 40 días de indulgencia por cada uno de los actos, ejercicios, prácticas y oraciones por que las habían concedido plenarias o parciales Su Santidad y otros Sres. Obispos, como arriba se explica.

 

Los Sres. Obispos de Cartagena y de Oviedo han concedido también 40 días de indulgencia a los asociados por cada uno de los actos religiosos  enunciados antes.

 

Las asociados deben formar intención de ganar todas las demás que hayan concedido otros prelados, pues todos los días se están allegando nuevas gracias espirituales, y sin formar intención no se ganan.

 

Notas. 1ª  Se recomienda a los asociados una comunión extraordinaria el día del Corpus Cristi, por vía de junta general en espíritu de todos los individuos de esta Asociación espiritual, para impetrar de Su Divina Majestad la prosperidad de la Santa Iglesia Católica y del Estado.

 

2ª  Se encarga también que rueguen a Dios por los asociados difuntos; por el fundador, por la perpetua conservación del culto continuo, que se da a su Divina Majestad en la catedral de Lugo, en donde está siempre expuesto, y en donde reside el centro eucarístico de la Asociación; por la mayor devoción de los asociados; y por sus necesidades espirituales y temporales.

 

3ª  La persona que quiera inscribirse en esta Asociación remitirá su nombre, y si quiere propagar, pedirá coros a la Secretaria General del Culto Continuo, en Madrid, o a la persona por quien haya conocido la Asociación.

 

4ª  Si algún socio, por enfermedad u otro legítimo impedimento, no pudiese comulgar el día que le ha correspondido, cambiará con otro socio el turno, o rogará a otro que comulgue en su nombre; y si esto no fuese posible, podrá hacer la comunión en otro día cualquiera, con tal que de una a otra Comunión no pase más de un mes, y si no pudiese ni aún esto, hará una comunión espiritual, cuya práctica conviene repetir a menudo.

 

5ª  Aunque la falta de cumplimiento no constituye pecado, debe procurarse no faltar, para contribuir así a la mayor gloria de Dios y no defraudar a los demás de su coro.

 

6ª  Pueden pertenecer a esta Asociación los religiosos y los sacerdotes, y estos deben de unir una intención a la que tengan al celebrar el día que les toque.

 

7ª  Estas hojas pueden reimprimirse por quien quiera hacerlo, con tal que la reproducción sea exacta; pero no se ganan las indulgencias sin inscribirse en la Secretaría general, pidiendo número de coros y patentes, y dando los nombres.

 

BENDITO Y ALABADO SEA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR.

 

Merece la pena analizar, aunque sea someramente, el contenido de la patente.

 

En primer lugar diremos que según el DRAE, patente es: Manifiesto, visible. Claro, perceptible. Y también: Cédula que dan algunas cofradías o sociedades a sus individuos para que conste que lo son, y para el goce de los privilegios o ventajas de ellas.

 

La patente antes transcrita y publicada en la Lámpara del Santuario de Diciembre de 1870, páginas 473-475, cumple la definición del DRAE, esto es: Se trata de una cédula o escrito con un manifiesto visible, claro y perceptible, que hace constar una doble condición: Que el firmante es miembro de la Asociación y a la vez adquiere unos determinados compromisos: Comulgar una vez al mes en nombre de los que forman el coro al que pertenecen y buscar la continuidad del compromiso en algún allegado que siga el compromiso después de su fallecimiento garantizando así la continuidad de la Asociación.

 

Encabeza el compromiso el nombre del Coro y el número que le corresponde, que permitía saber a "la Secretaría general de la Asociación" el estado del Culto Continuo que publicaba en la Lámpara del Santuario.

 

Desde enero de 1870 en que se edita el primer número de la Lámpara del Santuario Trelles va introduciendo  noticias del Culto Continuo. Debían de preguntarle con frecuencia, sobre la Asociación y como especifica el propio Trelles decide  que "el mejor medio de hacerla conocer de nuestros lectores es insertar íntegra la patente" y así lo hace.

 

Se sabe que D. José Mª Zamora, el iniciador de la Asociación, sostenía a su cargo la impresión de las patentes y su envío a los asociados ¿Es la transcrita la patente que ideó el Sr. Zamora? Parece ser que no. En toda la primera parte se ve el estilo de Trelles. Aventuramos la hipótesis que se ha de confirmar que la patente del Sr. Zamora es la que figura encuadrada y que la primera parte en la que expone las razones por la cual se funda la Asociación, la Jaculatoria, así como la inclusión de las indulgencias concedidas y las notas finales, son introducidas por Trelles. 

 

Don Luis de Trelles era un hombre metódico y sistemático y es de suponer que entre él y el Sr. Zamora y algunos notables de la Asociación se cruzaran una fecunda correspondencia. Entre ellos debió germinar un conocimiento personal hondo descubriéndose, entre ellos, sus respectivas virtudes que la humildad de ambos reflejaría en el otro. El Sr. Zamora descubrió el profundo sentido eucarístico de Don Luis y recibe la inspiración de que es Don Luis, y no otro, quien tiene capacidad suficiente para mantener viva la Asociación.

 

Trelles es un seglar. Un seglar muy preparado y como tal actúa. Trelles es consciente de la importancia de la Asociación del Sr. Zamora y ve en ella la posibilidad de que se cumplan sus deseos de estimular la comunión frecuente. También es consciente de que para la pervivencia de la Asociación, además de las oraciones, imprescindibles, se precisa: Ilusión, constancia, orden, disciplina, esperanza, confianza y sobre todo, cumplir los compromisos.

 

Don Luis es consciente de que en la Asociación del Culto Continuo hay cierto desorden y falta de información que mantenga vivo el espíritu fundacional al par que sirva de animación recíproca el conocimiento del desarrollo de la Asociación. Es necesario conocer, de primera mano, la evolución de los coros, su incremento, desafecciones, etc. para ofrecer las soluciones más apropiadas.

 

Al  recibir el mandato testamentario del Sr. Zamora, Trelles piensa en crear una revista que informe de todo lo relativo a la Asociación, como órgano de difusión, formación y crecimiento espiritual fundando la Lámpara del Santuario cuya reseña introductoria está en este enlace y que será objeto de un desarrollo más pormenorizado en otro lugar de esta página.

 

Desde el primer número de la Lámpara del Santuario, Don Luis introduce un apartado que intitula "Noticia del origen y estado de la Asociación del Culto Continuo" o de forma semejante  en el que va dando cuenta de sus progresos a la par que explica su significación. Ver el siguiente enlace. 

 

Con suma sencillez describe los fundamentos de la Asociación con estas palabras: "Si la caridad del Señor nos une a todos los cristianos en un mismo cuerpo cuya cabeza es Jesús, cómo es de fe ¿Cuanto más nos unirá en la mesa eucarística en la que participamos del mismo cuerpo y sangre del Salvador? La comunión no solo nos enlaza a todos con la persona augusta del Salvador, Dios y hombre verdadero, sino que nos estrecha respectivamente a los hermanos, como convidados a la misma mesa, partícipes de la misma cena, unificados por la propia savia, como miembros del mismo cuerpo al que da vida nuestra cabeza Jesús y que se nutre con su propia sangre, viviendo, en fin, de la misma vida" [Lámpara del Santuario Febrero 1870. pag.56]  

 

La pertenencia al Culto Continuo estimulaba la comunión frecuente que radicaba con estas palabras: "El Señor nos dejó escrito: El que come mi carne y bebe mi sangre vive en mí y yo en él y esta es la doctrina que profesamos y que deseamos aplicar"[Lámpara del Santuario Febrero 1870. pag.56] El compromiso de  cada asociado de comulgar una vez al mes, por sí y por los demás miembros del coro; la comunión sincera preparada concienzudamente seguida de la acción de gracias reposada, moldea el alma y la invita a participar en la mesa eucarística.

 

No es de extrañar que los asociados al Culto Continuo, experimentaran la necesidad espiritual de  acercarse con frecuencia al altar y recibir a Cristo Sacramentado. Aquí se cultivó el vivero de los futuros adoradores nocturnos. Así dice: "La unión espiritual no se descubre con los ojos, solo se alcanza a percibir por la fe". Y continúa más adelante: "Acomodando estas ideas a nuestro asunto, el acto sobre excelente de recibir a Dios sacramentado todos los asociados con el fin de compensar los ultrajes que recibe en el Sacramento de su amor, no puede ser más meritorio, ni más sublime, si la recepción del santo misterio fue con la posible y debida preparación y procurando la rectitud de intención". [Lámpara del Santuario Abril 1870. pag.145-146] 

 

Volveremos al Culto Continuo más adelante.

 

Etapa Inicial del Área formativa: La Lámpara del Santuario

 

Ir a sección formativa

Ir a sección divulgativa

 

Si te gusta el contenido de esta página. Difúndela.

Si deseas alguna aclaración o información complementaria de D. Luis de Trelles. Escríbenos.

e-mail:  jpastorvallve@telefonica.net 

VOLVER